martes, 4 de mayo de 2010

El Fantasma

¿Quién golpea? Yo, quien fuera bella
más allá de todo sueño para regresar,
vengo de las raíces de la oscura espina más cercana
Y golpeo la puerta.

¿Quién habla? Yo... en un tiempo mi voz
tan dulce como el ave en vuelo,
cuando el eco acaricia las aguas;
Así­ te hablaba a tí­.

¡Oscura es la hora! Ay, y frí­a.
Solitaria es mi casa. Ah, ¿y la mía?
Miro, toco, labios, ojos que destellan en vano.
Tanto tiempo muertos para mí.

Silencio. Una calma lánguida en la puerta
detiene la luz de las estrellas.
Una mano busca a tientas en la penumbra
sobre llaves, cerrojos y barrotes.

Un rostro mira con fijeza. La noche gris
en el caos de la ausencia brilló;
Sólo había allá­ un vasto dolor,
el dulce seno ausente.

Walter de La Mare.

1 comentario:

  1. Solo un vasto dolor...

    Buen escrito, el mejor que eh leido hoy.

    Saludos

    ResponderEliminar